martes, 28 de febrero de 2017

UNA VOZ INOCENTE


LA CASITA DE CAMPO






En medio de la noche una inocente voz clamó



Era una noche de verano...

Estábamos en nuestra casita de verano, una urbanización en pleno campo. Era una noche apacible, fresca, tranquila, no era diferente a otras noches. 

En medio del silencio un clamor resonó en la entrada de la casa que nos despertó violentamente.



La inocente voz de una pequeña que parecía estar en apuros... ¡Socorro! ¡Socorro! gritaba con un desasosiego alarmante.



De un salto, salimos de la cama para auxiliar a la chiquilla en aprietos, pero un pensamiento se apoderó de nosotros al mismo tiempo ¿sería una trampa?



Paralizados por el temor, decidimos mirar a través de la ventanas hacia todas partes, sin conseguir ver la puerta principal que era el lugar de donde había venido aquel gemido que nos inquietó…

¿Qué podemos hacer? nos preguntamos mi esposo y yo con la mirada durante unos instantes.

Resolvimos abrir la puerta y salir a investigar, pero, no había rastro de la pequeña. Con una intriga envolvente regresamos a la cama para conciliar el sueño y descansar nuevamente en la noche.

A la mañana siguiente, a la hora del desayuno, nos reunimos a la mesa mis hijos, mi esposo, mi cuñada y sus pequeñas, que estaban pasando unos días con nosotros; salió en conversación lo sucedido en la trágica madrugada, todos se asombraron especialmente los niños, pués así lo delataban sus pequeños ojos abiertos y llenos de asombro. Mi cuñada inmediatamente sonrió, pasando a desvelar lo ocurrido…

Fui yo, tranquilos tuve una pesadilla, desperté pidiendo auxilio con voz de niña. ¡No lo podíamos creer! rompimos a reir a carcajadas, y así terminó la intriga de lo que parecía ser una trágica noche.

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿de quién podré tener miedo?
El Señor defiende mi vida,
¿a quién habré de temer?(Salmo 27, versículos 1,2) 

“En paz me acostaré y asi mismo dormiré; porque solo Tú, Señor, me haces vivir confiado” ( Salmo 4, versículo 8)




María Soraya


María Soraya, Bloguera para la empresa más inmensa del mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario